miércoles, 10 agosto 2022
- Publicidad -

Brigada Violeta aboga por extender su acción más allá de las Ferias de Talavera

 

brigadas-violetas
Las voluntarias lucían un brazalete morado en sus patrullas por el recinto ferial

Brigada Violeta ha valorado como “satisfactoria y fructífera” la tarea llevada a cabo durante las pasadas Ferias de San Mateo en pro de la erradicación de las agresiones machistas. A pesar de algún incidente sufrido, a la hora del balance de esta primera experiencia en Talavera el colectivo feminista se felicita por su buena acogida “entre gran parte de la juventud”, abogando por extender el proyecto más allá de los festejos llevándolo al ámbito cotidiano.

Como estaba previsto, la acción de Brigada Violeta incluyó un ‘punto informativo morado’ cedido por el Ayuntamiento en uno de los accesos de la Plaza de la Juventud desde el que se distribuyeron los materiales de concienciación elaborados por las promotoras de la campaña y también folletos de la Junta de Comunidades y municipales. Precisamente, desde la Brigada Violeta se constata la “intención de apropiación” de “una iniciativa de base ciudadana” por parte de diversos partidos políticos y el propio Ayuntamiento.

La brigadista Carmen Aceituno

brigadas-carmen
Carmen Aceituno mostró su brazalete en la noche inaugural de San Mateo

En paralelo, las jornadas de mayor afluencia recorrieron el recinto ferial las ‘patrullas de los brazaletes morados’, entre cuyas integrantes cabe destacar la presencia de la nueva concejal no adscrita Carmen Aceituno, que también lució su distintivo en la noche del pregón ferial como apoyo público a esta campaña.

Acoso y escupitajos

Según el balance hecho público, a través de las patrullas y desde el stand informativo la treintena de voluntarias violetas presenciaron y tambien sufrieron en el desempeño de su labor distintas agresiones y conductas machistas. Además de detectar situaciones como “conflictos, piropos, bloqueos y sexualización de la mujer”, una de las brigadistas fue acosada “por razón de género e ideológica” por un joven de estética neonazi que merodeó el entorno del punto morado “con la intención de intimidar mediante miradas, palabras y gestos, entre ellos escupitajos”.

Concurso twerking

Por último, se llama la atención sobre actividades como el concurso de baile ‘twerking’ dirigido exclusivamente a mujeres que promovió una de las casetas y cuyo premio era un bono de copas. “A través de dicho concurso se cosificó y sexualizó a las concursantes con el fin de atraer a un mayor número de consumidores”, lamenta el colectivo, que también llama la atención sobre el hecho de que la ganadora fuera menor de edad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad