miércoles, 10 agosto 2022
- Publicidad -

En Polán, Guadamur y Argés no recuerdan nada igual

La lluvias torrenciales por la DANA causaron estragos en los tres municipios toledanos

Las localidades próximas a Toledo que se han visto gravemente afectadas por la riada de este miércoles se afanan en trabajos de limpieza para que la actividad pueda recuperarse al mismo tiempo que evalúan los daños y hacen memoria sobre fenómenos similares, hace casi un siglo en el caso de Polán.

Los alcaldes de Polán y Argés, Pedro Cano y Jesús Guerrero, y la alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez, han explicado a Efe cómo se encuentran sus municipios dos días después de la riada que se ha llevado por delante numerosos bienes que todavía están cuantificando.

Polán

Como en el resto de pueblos, en Polán la colaboración ciudadana está resultando fundamental para hacer desaparecer de sus calles los estragos causados por las lluvias torrenciales.

En el caso de Polán, los trabajos se centran todavía en quitar tierra y limpiar las calles, según ha dicho el alcalde, quien ha agregado que están evaluando las viviendas afectadas, que estiman inicialmente en unas 40 viviendas y 30 vehículos con independencia de los daños en parques y calles en las que se ha levantado el aglomerado.

Algunos vecinos se han tenido que trasladar a casa de familiares (hijos o padres) porque sus viviendas se han inundado “y con un metro de agua en la casa allí no podían estar”, ha explicado Pedro Cano, quien ha admitido que en sus 70 años ha vivido en alguna ocasión el desbordamiento del arroyo, ya que él vivía cerca, pero no “con tanto daño y tanta superficie como ahora”.

De hecho, hay información documentada de una gran riada en Polán el 30 de agosto de 1926 en la que murieron cinco personas, tres hermanos Paniagua Lozano y dos hermanas García Fernández, según la información que consta en ‘La Riada”, de David López-Rey, publicado en 2007.

Cano ya ha avanzado al presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y a responsables de la Junta su intención de pedir la declaración de zona de emergencia para Polán.

Guadamur

La fuerza de la riada arrastró todo lo que encontró a su paso en Guadamur

En el caso de Guadamur, la alcaldesa Sagrario Gutiérrez está “muy satisfecha” de la colaboración y respuesta de todo el pueblo. Esto está acelerando las labores de limpieza.

Todavía queda reparar el gimnasio y la pavimentación dañada, y en cuanto a las viviendas hay dos “gravemente afectadas”, con daños estructurales, cuyos moradores se han tenido que marchar, y otras 50 ó 60 que han visto anegados garajes y otras zonas.

En el yacimiento arqueológico visigodo de Guarrazar se ha caído parte del vallado, ha dicho Gutiérrez quien ha recordado que hace treinta años hubo una riada, pero más localizada “y con 30 centímetros de agua por las calles, no metro y medio como hemos tenido ahora, y la velocidad que tenía la corriente”.

El pleno de Guadamur se reunirá este lunes, 6 de septiembre, en sesión extraordinaria y urgente, para la solicitud de zona de emergencia.

Argés

Labores de limpieza en el Bar Lolita de Argés.

En Argés siguen los trabajos iniciales de limpieza y achique de agua, ya que hay muchos locales afectados, y lo prioritario es facilitar el tránsito peatonal y del tráfico.

Ya en una segunda fase se arreglarán jardines y otras infraestructuras, ya que los daños han sido “catastróficos”, ha reconocido el alcalde, que ha avanzado que habrá que hacer “grandes obras” para poner a punto las instalaciones.

Entre las zonas más “agresivamente” afectadas se encuentra un gran edificio central, situado en la plaza de la Constitución, dentro del cual se ubica el Ayuntamiento, una farmacia, una entidad bancaria, un restaurante, un comercio, los garajes de un complejo residencial.

Allí ha entrado agua hasta una altura de 1,20 ó 1,30 metros y gran parte del achique que realizaron los bomberos del Consorcio durante la madrugada del jueves fue precisamente en este edificio, donde “fueron muchísimas horas achicando y cuanta más agua sacabas, más agua había”, ha precisado el regidor.

En el Ayuntamiento, por ejemplo, se ha visto “muy gravemente afectado” parte del archivo, que estaba en los sótanos.

Además de la plaza de la Constitución, las zonas más afectadas han sido la avenida del campo de fútbol, las calles Javier Molina, Jardín, Nardo y Méjico y las colindantes o transversales a ellas. En cuanto a viviendas, solamente hay una muy afectada, la más próxima al campo de fútbol.

Jesús Guerrero recuerda la fecha de otra gran riada en Argés (se encontraba en un evento familiar y por eso lo recuerda con exactitud): fue el 11 de octubre de 2008, víspera del Pilar, y también fue “muy grande y causó estragos importantes” pero la de ahora “supera con creces los desperfectos”.

Argés también se acogerá a la declaración de zona de emergencia, según el alcalde quien ha señalado que “es más necesario que nunca que arrimemos el hombro todas las administraciones” ya sea con la declaración de zona catastrófica o la concesión de una línea de ayudas que pueda sacar la Junta o la Diputación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad