domingo, 25 septiembre 2022
- Publicidad -

El complejo termal de Toledo es uno de los más importantes de la España Romana

El Consorcio de la Ciudad de Toledo ha hallado nuevos restos arqueológicos que sitúan el complejo termal de Toledo como uno de los más importantes de la España Romana. La institución ha confirmado su hipótesis sobre el valor del conjunto termal romano de la ciudad de la plaza Amador de los Ríos y su entorno.

Lo ha hecho gracias a una excavación desarrollada en los últimos meses en el semisótano de un edificio residencial en la calle Navarro Ledesma número 2 que ha ofrecido hallazgos como piscinas romanas de agua fría, lo que sería el frigidarium, conducciones de abastecimiento, galerías de servicio, una basa de columna y restos de mármol decorativo de las termas romanas imperiales de Toledo.

Durante los trabajos han aparecido hasta tres niveles arquitectónicos, con dos o tres pisos de construcciones, llegando a excavar hasta a seis metros de profundidad en una superficie superior a 100 metros cuadrados.

Es algo muy llamativo, toda vez que lo habitual es que aparezca un solo nivel constructivo, y responde a que en el complejo termal había un nivel subterráneo de galerías de servicio. Una suerte de ciudad debajo de las termas, por donde discurrían los trabajadores sin ser vistos, para alimentar los hornos, limpiarlos o alimentar las piscinas de agua.

Y es que, un complejo de tales dimensiones necesitaba una ciudad por debajo con esas galerías por donde también discurrían las instalaciones de agua, de abastecimiento y de alcantarillado, para la limpieza, el saneamiento y la evacuación.

Los niveles constructivos hallados son tan sólidos que aguantaban construcciones de varios metros por encima y que se han quedado enterrados con el paso de los siglos, indican los responsables de la excavación.

Por tanto, los estudios desarrollados durante los últimos meses confirman que las termas romanas imperiales representan un edificio monumental altoimperial romano.

Aspecto de la piscina descubierta.

Ya aparecieron indicios

Ya en los trabajos realizados en el edificio anexo, el oratorio de San Felipe Neri, aparecieron indicios de lo que sería el frigidaruium (baños fríos), algo que se confirma con la actual excavación.

También se han hallado con claridad restos estructurales de estas piscinas y de las galerías de servicio del conjunto termal, como continuación a las que aparecieron hace años en otra vivienda particular de la zona ubicada junto a la calle Navarro Ledesma y la plaza Amador de los Ríos.

Uno de los hallazgos de mayor relevancia tiene que ver con una basa de columna romana. La columna clásica está formada por tres elementos: basa, fuste y capitel. Por lo tanto, la basa correspondería con la base o parte inferior de la misma.

Las excavaciones también han ofrecido evidencias de materiales cerámicos y de mármol romanos altoimperiales de gran valor y otros detalles constructivos que se irán ampliando al continuar con la intervención.

Estas hipótesis, que en la actualidad se confirman, ya aparecieron reflejadas en el monográfico número 7 del Consorcio de la Ciudad de Toledo titulado ‘Las termas imperiales de Toletum’ publicado el pasado 2019 que ofrecía un recorrido por las excavaciones y hallazgos realizados entre 2004 y 2018.

“Toda la plaza Amador de los Ríos y su entorno pone en evidencia que Toledo tuvo un papel muy importante en la España Romana”, señala el arqueólogo Carmelo Fernández Calvo. “Aunque no fue una capital como Córdoba, Tarragona o Mérida, los restos aparecidos la sitúan como una de las ciudades más importantes del centro de España”, destaca.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad