domingo, 25 febrero 2024
- Publicidad -

Que dimita el Ayuntamiento en pleno

Considero que Berlanga debería tener una estatua en cada plaza mayor de España, pero es que en Talavera debería tener una en cada esquina. Porque lo de la visita del ministro “de la Sorna” a esta ciudad es uno de esos episodios que nos dan la verdadera medida de la calidad berlanguiana de los políticos que nos gobiernan.

Cuando me enteré de la esperpéntica actuación del ministro volviendo a repetir las mismas promesas de siempre que, como siempre. ni él ni los que le precedieron del Psoe y PP tienen la menor intención de cumplir, publiqué en Facebook un cachondeíto en el que comparaba al visitante con Pepe Isbert en “Bienvenido Mr Marshal” cuando desde el balcón del ayuntamiento dice dirigiéndose a los vecinos lo de “Como Ministro vuestro que soy os debo una explicación y como os debo una explicación os la voy a pagar, porque como ministro vuestro que soy…” y así ad infinitum.

Y cambié a propósito “ministro” por “alcalde” porque en este caso el papel que más bien hace nuestro alcalde en la escena es el del gran actor Manolo Morán, cuando al ver que Isbert entra en bucle con lo de la “explicación” le interrumpe y dice : “no sé si os habéis dado cuenta de que el ministro os debe una explicación”, porque mientras el alcalde de cara a la galería simula una actitud combativa para defender los intereses de Talavera, cuando viene el ministro da la verdadera imagen de sumisión a la secta que tienen los políticos que han gobernado y gobiernan esta ciudad.

El papel de Lolita Sevilla como palmera mayor del recibimiento he dudado entre otorgárselo al delegado del gobierno, ese talaverano que ve a diario nuestro río como una cloaca y no sólo justifica todos y cada uno de los trasvases, sino que cuando, a causa de ellos, se secan los embalses propone como remedio infalible que recemos, o bien darle ese papel al ex portavoz de Ciudadanos, o portavoz de la sección de Ciudadanos del PP o lo que quiera que sea.

Para salir a recibir a los americanos que nos van a traer el tren he pensado que en la película talaverana no nos vistamos de andaluces como en la cinta original, sino de toledanos con espadas damasquinadas y armaduras, porque así seguro que tenemos más suerte y nos cae algo, aunque no lo pidamos.

Porque tiene bemoles la cosa, no sólo nos hace el ministro un anuncio de la NADA, sino que para más inri nos dice que para ir a Madrid, los talaveranos deberemos ir por Toledo. Pues mire usted yo prefiero ir por La Coruña que hace más fresquito. No podía Talavera tener un beneficio sin que Toledo tuviera otro mayor, faltaría más. El problema es que yendo por allí tardaremos lo mismo que en La Sepulvedana y para ese viaje no hacían falta alforjas.

Pero hay otro personaje en este film, el del hidalgo que mantiene algo la dignidad de Villar del Río (Talavera del Tajo) cuando se niega a mendigar ayuda a los americanos, a los “indios” como los llama él. Ese papel lo ha interpretado un ciudadano, Javier Ramos, la única persona que según he leído le espetó al ministro ¡Talavera se muere! a lo que de la Serna sonrió con sorna.

Nadie más dijo nada, ni la oposición, aunque ¿qué va a decir el Psoe si Zapatero hizo lo mismo en 2010?; y ni siquiera la Consejera talaverana de Fomento se pronunció, y no hablo de montar algaradas, sino de haber manifestado nuestro disgusto diciendo las cuatro verdades con educación.

Ha sido todo un escarnio para la ciudad al que solamente se debería responder con la dimisión en bloque de toda la corporación para que así realmente este pobre pueblo nuestro y su comarca llamen la atención en toda España sobre la gravísima situación que padecemos.

Ya sé que es pedir que nieve en agosto pero esa sería la forma de que quienes nos representan y los representados entráramos en nuestra pequeña historia con dignidad. A ver cuál es el primer concejal que lo propone en un pleno, porque “Más vale morir de pie que vivir de rodillas” (Pasionaria); o “Más vale morir con honra que vivir con vilipendio” (Calvo Sotelo), que elijan los señores regidores frase para animarse a dimitir según gusto y afinidades.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad