jueves, 20 junio 2024
- Publicidad -

Cinco años de cárcel por intentar abrasar a su mujer en Corral de Almaguer

audiencia-provincial-toledo-new
Audiencia Provincial de Toledo.

La Audiencia Provincial de Toledo ha condenado a V.M, el hombre que trato de matar a su mujer, E.M, prendiéndole fuego con una botella de gasolina en Corral de Almaguer, a casi cinco años de cárcel por un delito de homicidio en grado de tentativa con el agravante de parentesco.

Además, también se impone al acusado la prohibición de residencia en el mismo lugar de la víctima así como la aproximación y comunicación con la víctima por tiempo de diez años, imponiéndole las costas del juicio.

No obstante, el Ministerio Fiscal solicitó, durante el juicio celebrado en Toledo, ocho años de prisión para el procesado, al considerar que los hechos eran constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa y la prohibición de comunicación con la víctima por cualquier medio, por un periodo de diez años.

Precisamente, la Fiscalía fue la única que ejerció acusación tras no presentado la víctima denuncia y eso que los agentes de la Guardia Civil que acudieron al domicilio cuando sucedieron los hechos así se lo aconsejaron.

La mujer huyó

Según la sentencia, queda probado que el acusado en Corral de Almaguer, en compañía de su mujer, E.M., y de su hija mayor de edad, C.M., inició una discusión con la primera “porque no estaba preparada la cena”, en el transcurso de la cual, la amenazó de muerte y proveyéndose de una botella de plástico que contenía gasolina, la roció con ella por la cabeza, “empapándole todo el cuerpo, cogiendo una caja de cerillas, momento en el que muy asustada temiendo por su vida, huyo de la casa saliendo a la calle”.

Una vez en la calle, dice la sentencia, “se encontró con tres personas que haciendo proselitismo de los testigos de Jehová, se dirigían a llamar a su puerta, a quienes manifestó que su marido, había rociado con gasolina y quería matarla, no consiguiendo su propósito porque huyó del domicilio”.

La sala dictamina que los hechos constituyen un delito de homicidio en grado de tentativa al apreciarse en la conducta de acusado deseo de matar, utilizando gasolina, “un medio ciertamente letal” y portando en su mano una caja de cerillas.

Los hechos, según la sala, se fundamentan en el testimonio de los tres testigos de Jehová y el relato de la víctima a la Policía. Además, los magistrados señalan que, tras los antecedentes expuestos, la víctima ha sufrido malos tratos reiterados de su marido y que este episodio, “el más grave”, no es sino “la conclusión de la situación de violencia impune” a la que el acusado ha sometido a E.M a lo largo de los años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad